“El que sabe y no enseña, no sabe”

Santiago Polvos Artista plástico

Por: Miguel Ángel Ocaña Reyes

Originario de Michoacán, Santiago Polvos es un artista autodidacta que se ha hecho a sí mismo en su largo recorrer por el camino del arte, su talento le ha permitido posicionarse como uno de los pintores vallartenses más exitosos, pues su obra le ha permitido exhibir en diversos estados de la República Mexicana y Estados Unidos, donde tiene exposiciones vigentes. Hombre de pocas palabras, en entrevista comparte sus orígenes y su visión del arte.

¿Cómo te iniciaste en la pintura?

Yo soy de una familia muy humilde, de un ranchito de Michoacán, literalmente se llama El Charapo, municipio de Aguililla Michoacán, ahí inicié con lo que tenía, con carbones, porque yo no conocía ni los óleos, inicié con lo que tenía, después me regalaron unos óleos e inicié como podía, porque yo realmente no tenía solvencia económica para comprar material ni nada, pero con lo que yo podía yo pintaba, y así inicié hasta que llegué a Puerto Vallarta y aquí fue el boom.

¿Quién te inspiró o de dónde nació el gusto por pintar?

Eso es algo muy misterioso porque ni yo lo sé, lo único que sé, es que desde que tengo uso de razón siempre quise pintar, yo quería ser pintor aún no teníamos ni televisión, pero yo tenía esa espinita dentro de mí que yo quería pintar, mi papá me decía, qué quieres ser de grande, pintor de decía yo, y pintor, de ahí nunca me sacaron y lo que me inspiró en la escuela primaria mi maestro en clases de artística, él empezó a notar que a mí me gustaba mucho, en todo lo que se trataba de arte yo era muy destacado, entonces me empezó a apoyar, me dejaba trabajos de dibujo y todo eso, y ahí yo empecé a tener más interés por lo que es el arte y así inicié, desde niño, desde los seis o siete años, ahora ya andamos acá pintando de manera internacional.

¿Cómo descubriste tu estilo?

Yo siempre he dicho que el estilo no se encuentra, el estilo llega de repente, yo siempre comparto que hay que pintar como loco, hay que pintar sin miedo, hay que ser atrevidos si les gusta esto del arte, de la pintura o el dibujo, y el estilo solito te va a encontrar, se llega un momento en que sin darte cuenta, porque yo lo viví, y creo que ahora ya tengo un estilo gracias a Dios, pero el estilo llega solo, no tienes que decir yo tengo este estilo, el estilo te aborda, te abraza y cuando te das cuenta la gente ya te dice, ese es un Polvos, o ese es un fulano, y ya ahorita creo que tengo un estilo que yo no me impuse, el estilo me encontró, y ahora no puedo evitar hacer lo que hago y cada pieza que hago es mía, la gente la identifica ya.

¿Cómo defines tu estilo?

Lo que más destaca de mi trabajo, muchas personas me dicen que me quedé en el pasado, es el renacimiento, hay mucha influencia renacentista, del romanticismo en mi trabajo, y se caracteriza mucho mi estilo por ser una fusión de lo que es el claroscuro, abstracto y figurativo, entonces es increíble ver cómo fusioné sin darme cuenta tres estilos, y ahora los hice míos, lo puedo describir así, como surrealista pero abstracto.

¿Cuáles son los principales temas en tu obra?

La figura humana, figurativa, soy fan del retrato, aunque no soy retratista, pero me gusta mucho el retrato, y hacer esa fusión de abstracto y figurativo al mismo tiempo, una incrustación de dos estilos que ya no puedo evitar.

¿Qué has intentado hacer que no te convence y te gustaría probar?

Como artista son muchas cosas, muchas cosas que no nos gustan, pero nos entra la inquietud y a veces lo practicamos, en lo personal lo he hecho muchas veces en muchas cosas por curiosidad, porque quiero saber si lo quiero lograr, si lo puedo conseguir, y sí lo puedo conseguir pero no es algo mío, hablando de pintura, de otro tema, otro estilo, pero por curiosidad lo he hecho.

¿Cómo ha sido tu desarrollo como pintor en Puerto Vallarta?

Yo llegué en el 99 a Puerto Vallarta, obviamente pintaba, pero hacía mis pinitos y no conocía todo este boom del arte que conocí aquí en Puerto Vallarta, todo este que se apoya y se impulsa todo lo que hay aquí, llego y lo primero que conocí fue un grupo de artistas en el malecón, ahí entro, la gente empieza a gustar de mi trabajo, y ahí conocí gente que me apoyó para hacer mi primer viaje a Estados Unidos, y la primer galería que exhibí, fue una mujer muy humilde que yo aprecio mucho y quiero mucho, fue con Ada Colorina, ella me abrió sus puertas, ahí exhibí mi primera vez, ahí fue mi primera entrevista, yo estaba bien chavo y bien nervioso, pero así llegué a Vallarta, así inicié, y así fue mi primera exposición en Paso Ancho en con Ada Colorina.

¿Qué te hizo decidir venir y quedarte en Vallarta?

Yo cuando oí de Puerto Vallarta, fue por parte de unos amigos en el trabajo que yo tenía en Michoacán, uno de ellos vivía aquí en Ixtapa Jalisco, me invitan para acá, pero nunca me imaginé, yo sabía que era un destino turístico, ese día que llegué a Puerto Vallarta, que conocí la playa, que no conocía el mar, tenía 21 años, ese día llegamos en la mañana, en cuanto yo vi todo el movimiento, dije, yo me tengo que venir a vivir a Puerto Vallarta, porque vi que me convenía estar acá para desarrollar lo que yo me quería dedicar, lo que me gustaba, ese día llegamos en la mañana, a mí ya no me importó ninguna otra cosa más que regresarme a Michoacán, ese mismo día me regresé a Michoacán a reunir dinero para venirme a Puerto Vallarta, así es como yo caí acá, me llamó la atención mucho eso, mi instinto me dijo, tienes que estar acá, porque tú quieres pintar, y aquí es la primer puerta que se está abriendo para arrancar en lo que quieres hacer. Esa visita le dio un giro total a mi vida…

¿Qué hacías en tu pueblo en ese entonces?

¡Uy! pues trabajos, yo soy de campo, no me da vergüenza decirlo, es un trabajo muy honorable y amo el campo, crecí en el campo, ahora sí que soy todo terreno, y yo trabajaba en una tienda de abarrotes, soy muy especialista en abarrotes, duré como doce años en esa tienda de abarrotes, y Dios acomoda las cosas, ahí trabajaba ese amigo que me hizo conocer Puerto Vallarta, pero yo duré mucho tiempo trabajando, antes de esa tienda yo trabajaba literalmente en el campo sembrando maíz, sembrando sorgo, cosechando, limpiando, todo eso…

Conoces el valor de la tierra.

Perfectamente, totalmente.

¿Cómo has visto la evolución del arte en Puerto Vallarta?

Hablando del arte, cuando yo llegué, creo que el boom era mucho más impresionante, después de Kena se vino abajo un poco todo eso, pero hablando personalmente, a mí me han apoyado mucho, hay mucho apoyo, tal vez no del gobierno, pero hay asociaciones que me hay apoyado, y yo pienso que ya no está como antes el auge del arte, de su crecimiento, pero también hemos tenido muchas bajas, como fue con el huracán Kena, que han sido muchas cosas, ha habido muchos cambios en Vallarta, y desconozco el motivo, pero yo estuve directamente en la calle, vendiendo, y sí puedo decirte quera mejor hace quince años para vivir del arte que ahora, no sé por qué, pero yo sí he visto mucho la diferencia y no sé qué está pasando.

¿Cómo ves el panorama en las galerías?, ¿se le da más apoyo al extranjero?

No quiero meterme mucho a ese tema, pero yo como artista he ido a tocar puertas a algunas galerías, y sí han sido elitistas, y eso es muy malo, porque deberían creer en nosotros que somos mexicanos que queremos salir adelante, y sí he visto que es muy elitista el asunto, en algunas galerías, no todas, pero sí se siente feo que a su propia gente en vez de apoyarla, que uno va con tanto ánimo, con tantas ganas de trabajar, y no te abran las puertas, entonces es triste que yo voy al extranjero y la gente allá wow, les cuento esta historia, de dónde vengo, cómo soy, que me enseñé solo en el arte, que tengo la primaria y se quedan wow, es impresionante, y me apoyan, me invitan, ahorita tengo una invitación a Ecuador, a un concurso de piramidismo cromático con un pintor  de Ecuador, o sea, me apoyan mucho en otros lugares, y no aquí como quisiera uno, pero sí hay apoyo, no en todas las galerías, pero sí lo hay.

También has participado en I Madonnari…

Soy la primera persona de Vallarta que fue a Santa Bárbara al Festival Internacional I Madonnari cuando estuvieron aquí el primer año en el 2009, y he participado 2009, 2010, 2011, 2012 y 2013, ya no he vuelto a ir porque empecé a salir gracias a Dios, me fui a Madison, a Chicago, a Los Angeles, y así como que venir acá a  pintar I Madonnari, pues ya tenía trabajo qué hacer y ya no podía ir a participar, pero sí he tenido oportunidad de participar.

¿Ya cuántos años como pintor?

De pintar toda mi vida desde los ocho o nueve años ya hacía mis pinitos, pero de manera profesional que vivo del arte, ya tengo unos 15 años…

Tras quince años, ¿qué avizoras para Santiago Polvos?

Yo siempre he peleado, y gracias a Dios tuve contacto con alguno de los que andaban de candidatos en la política, siempre he querido tener un espacio, ya sea donado, o que yo pueda comprarlo, me encanta enseñar y quisiera enseñar a los niños, en mi colonia he dado cursos gratuitos de pintura, de dibujo, de hoja de oro a mujeres adultas, personas mayores, y mi visión como artista no es nada más quedarme ahí, mi visión es crecer, me encantaría tener una escuela dónde enseñar, un espacio dónde exhibir y que sea estudio, que sea taller y que sea una escuela para enseñar, a mí no me importa si me pagan o no, eso lo siento en mi corazón y siempre he querido aquí en Puerto Vallarta, tener un espacio para enseñar, ese es mi visión como artista.

La vocación por compartir…

Compartir, yo siempre he dicho que el que sabe y no enseña, no sabe.

Leave a comment

Your email address will not be published.


*