Escucha tus nervios

¿Alguna vez te has preguntado quién es el responsable de que puedas correr, respirar o hacer que tu corazón palpite?

¿Sabías que es el sistema nervioso el que está detrás de todo lo que hacemos como correr, saltar o parpadear? El sistema nervioso se encarga de dirigir y vigilar nuestros pensamientos y emociones, los sentidos, lo que aprendemos, nuestra memoria, movimientos, el equilibrio y coordinación, el sueño, la respiración y los latidos del corazón, el hambre, la sed y la digestión.[i]

El sistema nervioso nos ayuda no sólo a percibir, integrar y responder al mundo que nos rodea, sino también a enviar, recibir e interpretar información de todas las partes de nuestro cuerpo. De hecho, monitorea y coordina tanto las acciones voluntarias como caminar y las actividades involuntarias, como la respiración y la digestión, que suceden sin una decisión propia.1

La unidad básica del sistema nervioso es una célula nerviosa, o neurona. El cerebro humano contiene alrededor de 100 mil millones de neuronas; éstas constituyen el tejido nervioso y trabajan a través de una combinación de actividades químicas y eléctricas, permitiendo la transmisión de señales en nuestro cuerpo[ii]. Los nervios están cubiertos por una capa aislante compuesta por proteínas y grasa llamada mielina, que permite que los impulsos eléctricos se transmitan de manera rápida y eficiente a lo largo de las neuronas[iii].

Pero si los nervios se dañan, ¿qué puede pasar?[iv]

La neuropatía periférica, es una consecuencia del daño a los nervios periféricos (los que están fuera del cerebro y la médula espinal) y a menudo causa debilidad, entumecimiento y dolor, generalmente en las manos y en los pies, aunque también puede afectar otras áreas del cuerpo.

Este padecimiento puede ser el resultado de lesiones traumáticas, infecciones, problemas metabólicos, causas hereditarias, exposición a toxinas, padecer diabetes o tener un déficit de vitaminas neurotrópicas B1, B6 y B12, que son fundamentales para la salud de los nervios[v]; Cada nervio del sistema periférico tiene una función específica, por lo que los síntomas dependen del tipo de nervio afectado. Los signos y síntomas de la neuropatía periférica pueden incluir los siguientes:

  • Inicio gradual de entumecimiento, hormigueo o cosquilleo en los pies o las manos, que puede extenderse hacia arriba hasta las piernas y los brazos
  • Dolor agudo, punzante o pulsátil
  • Sensibilidad extrema al tacto
  • Dolor durante las actividades que no deberían causar dolor, como el dolor en los pies al poner peso sobre ellos o cuando están debajo de una manta
  • Falta de coordinación y caídas
  • Debilidad muscular
  • Sensación de estar usando guantes o calcetines cuando no es así
  • Parálisis si los nervios motores están afectados, entre otros.

Se recomienda consultar a un profesional en el cuidado de la salud si el paciente nota hormigueo, debilidad o dolor inusual en las manos o pies. El tratamiento oportuno de este padecimiento ofrece una mejor oportunidad para controlar los síntomas y evitar daños adicionales a los nervios periféricos.4



[i] Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development. ¿Qué hace el Sistema nervioso? Consultado el 10 de mayo del 2021 desde: ¿Qué hace el sistema nervioso? | NICHD Español (nih.gov)

[ii] Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development. ¿Cuáles son las partes del sistema nervioso? Consultado el 10 de mayo del 2021 desde: ¿Cuáles son las partes del sistema nervioso? | NICHD Español (nih.gov)

[iii] Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU., Medline Plus, información de salud para usted. Mielina. Consultado el 10 de mayo del 2021 desde: Mielina: MedlinePlus enciclopedia médica 

[iv] Mayo Clinic. Neuropatía Periférica. Consultado el 10 de mayo 2021 desde: Neuropatía periférica – Síntomas y causas – Mayo Clinic

[v] Calderón‐Ospina CA, Nava‐Mesa MO. B Vitamins in the nervous system: Current knowledge of the biochemical modes of action and synergies of thiamine, pyridoxine, and cobalamin. CNS Neurosci Ther. 2019;00:1–9. https://doi.org/10.1111/cns.13207

Leave a comment

Your email address will not be published.


*