¿Tu ropa es amigable con el medio ambiente?

Actualmente, la ropa que utilizamos está hecha de telas naturales o sintéticas que dan forma y estilo a la prenda.

En el 2017, la industria textil y de la confección mexicana generó $84,877 millones de pesos en producción, lo que representó el 3.4% del Producto Interno Bruto (PIB) manufacturero, con una participación transversal con otros sectores, su crecimiento ha retado a las empresas a buscar materias primas cada vez más innovadoras y sustentables que contribuyan a su desarrollo sostenido.

Actualmente, la ropa que utilizamos cotidianamente está hecha de telas naturales o sintéticas que dan forma y estilo a la prenda. Su producción incluye la selección de materiales que respondan con calidad e innovación al diseño, el corte, la confección, el armado y acabado.

Por tanto, uno de los desafíos en la industria textil es la selección de materias primas sostenibles. Los recubrimientos para ropa con dispersiones de poliuretano elaborados a base de agua son una alternativa que resulta más amigable con el medio ambiente, ya que no requiere el uso de solventes para su fabricación.

Durante muchos años, los recubrimientos de poliuretano se han aplicado a varias telas para mejorar su funcionalidad, como lo es la resistencia química y a las manchas, al viento, así como mayor durabilidad e impermeabilidad. Cada vez más, las empresas textiles solicitan resinas con formulaciones sin solventes y con propiedades de gran rendimiento y alto contenido de sólidos para reemplazar los sistemas tradicionales.

Revestimiento textil biodegradable

Al evaluar la sustentabilidad de los textiles es importante considerar todo el ciclo -incluyendo el comportamiento-  hasta el término de su vida útil. Ante esta necesidad, Covestro ofrece una dispersión de poliuretano a base de agua que es biológicamente biodegradable mediante microorganismos al final del ciclo de vida del producto.

Dichas materias primas permiten la fabricación de recubrimientos biodegradables y soluciones compuestas, las cuales a su vez contribuyen con una economía de reciclaje moderno. Bajo las condiciones del Estándar 301 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, más de la mitad de la dispersión disminuye dentro de un periodo de 28 días. Por lo tanto, la tasa de degradación es considerablemente mayor que la de los poliacrilatos y otros formadores de película, lo que resulta favorable para el ambiente.

 

Recientemente, Covestro también ha desarrollado recubrimientos textiles en aplicaciones médicas, que incluyen ropa quirúrgica, protectores de cama para hospitales, revestimientos de mobiliario médico e incluso vendajes. Las materias primas para recubrimientos textiles sustentables están elaboradas a base de agua con una buena háptica y resistencia a desinfectantes, así como vendajes cohesivos sin látex para terapia de compresión y fijación secundaria.

 

 

Acerca de Covestro:
Con una facturación de 14,600 millones de euros en 2018, Covestro se sitúa entre las mayores empresas de polímeros del mundo. Su actividad empresarial se concentra en la fabricación de polímeros de alto rendimiento y en el desarrollo de soluciones innovadoras para productos pertenecientes a muchos ámbitos de la vida diaria. Los principales segmentos a los que atiende la empresa son la industria automotriz, la de procesamiento de madera y fabricación de muebles, el sector de la construcción y el ramo de la electricidad y la electrónica, seguidos del ámbito del deporte y el tiempo libre, la industria de productos cosméticos, el ramo de la salud y la misma industria química. Covestro fabrica sus productos en unos 30 centros repartidos por todo el mundo y a finales de 2018 contaba con aproximadamente 16,800 trabajadores (equivalentes a tiempo completo).

 

Leave a comment

Your email address will not be published.


*